[]

gatos mascotas

Hay una creencia muy extendida en la alimentación del gato y es el tópico de que los gatos son amantes del pescado por naturaleza. En realidad el gato es carnívoro, por lo que el pescado debe formar parte de su rutina alimentaria.

Tu mascota no debería comer las sobras de tus guisos y platos, porque humanos y gatos tenemos distintos sistemas digestivos y nuestra comida contiene condimentos, picantes, conservantes que el organismo de los gatos no está preparado para digerir.

- Los chocolates son muy malos para los gatos. Ellos no pueden procesar la teobromina que contiene el chocolate y que resulta altament tóxico.

- El atún enlatado que consumimos nosotros no es bueno para los gatos porque tiene mucho sodio.

- El pescado crudo tampoco es sano para tu gato pues contiene parásitos y enzimas que les traen problemas de salud

- La comida o golosinas de los perros no son alimentos para gatos. Cada especie tiene distintas necesidades

- La leche que tomamos nosotros no es apta para tu gato, ya que es muy distinta a la que segregan las gatas. Los gatos no toleran la lactosa y les provoca diarreas, vomitos y problemas digestivos.

- Las uvas y pasas son tóxicas para los gatos y pueden afectarles el riñón.

- No debes darles ni limón, ni naranjas, ni pomelos, ya que son veneno por sus fuertes aceites esenciales

- Aguacate. Contiene una sustancia llamada Persin que es bastante tóxica para ellos, puede ocasionar problemas gastrointestinales y respiratorios si se consume en grandes cantidades.

- Cafeína. Un gato que toma cafeína sentirá más las propiedades de excitantes de estas sustancias en su organismo porque tardará más en eliminarlas de su cuerpo, su hígado no está preparado para eliminarlas tan rápido.

- Frutos secos. A la larga pueden causar problemas en el sistema nervioso

- Cebolla y ajo: La cebolla contiene un compuesto que es tóxico para los glóbulos rojos (eritrocitos) de los gatos, produciendo la destrucción de los mismos y anemia. El ajo contiene un compuesto similar al de las cebollas produciendo anemia.

- Azúcar y levaduras presentes en galletas o pan. Los gatos no pueden procesarla y pueden tener complicaciones intestinales graves.

- Alcohol. Al igual que en los humanos puede provocarle intoxicación y envenenamiento.

¡Comparte para que más gatos se mantengan sanos!

Trans